fbpx

CONTIGO EN TODAS LAS ETAPAS DE LA VIDA

Foto:  @somiantcolors

EMBARAZO

El embarazo es una experiencia única y emocionante, pero también puede ser un período de cambios físicos y emocionales desafiantes. Durante el embarazo, puedes experimentar una variedad de síntomas y cambios, en los que la fisioterapia y la osteopatía pueden ser tu aliado:

 

  1. Cambios hormonales: los niveles de tus hormonas van a cambiar durante el embarazo, lo que te puede causar síntomas como cambios de ánimo, náuseas matutinas y cambios en el apetito. La regulación del sistema nervioso, a través de la osteopatía, te puede aliviar estos síntomas.
  2. Alivio del dolor de espalda: el aumento de tu peso y el cambio en el centro de gravedad de tu cuerpo durante el embarazo pueden causarte dolor de espalda. Los ejercicios de fortalecimiento y estiramiento supervisados por una fisioterapeuta pueden ayudarte a aliviar el dolor.
  3. Alivio del dolor en las piernas y los pies: el cambio en el peso y la retención de líquidos durante el embarazo pueden causarte dolor en las piernas y los pies. La mejora en el retorno venoso y la relajación de la musculatura pueden ayudarte a aliviar el dolor y mejorar la circulación.
  4. Cambios en la digestión: el útero crece y ejerce presión sobre el estómago y los intestinos, lo que puede causar indigestión, acidez estomacal y estreñimiento. La osteopatía visceral favorece la dinámica digestiva calmándote estos síntomas tan molestos.
  5. Cambios psicológicos: el embarazo puede ser un período de alta ansiedad y estrés para muchas de nosotras. Puedes sentirte preocupada por el bienestar y la salud de tu bebé y tu capacidad para abordar el nuevo período vital. El acompañamiento especializado puede aportarte recursos que te ayuden a abordar un período tan complejo como maravilloso, de la mejor manera posible.

 

La fisioterapia y la osteopatía te ayudaran a vivir este período de la forma más cómoda y amable posible.

Foto:  @somiantcolors

POSTPARTO

El posparto es el período de tiempo posterior al parto que puede ser una transición desafiante para muchas de nosotras. Es importante comprender los cambios físicos y emocionales que te ocurren durante este período para prepararte mejor para ellos.

 

Los primeros días tras el parto suelen estar llenos de emociones intensas como alegría, agotamiento, ansiedad o tristeza. Puedes experimentar dolor físico debido al parto o puntos de sutura si tuviste una cesárea. La dificultad para dormir debido a las necesidades de tu bebé o a los cambios hormonales suelen ser habituales.

 

Se necesita tiempo para que el cuerpo sane física como emocionalmente tras el parto, lo que significa que el cuidado personal debe ser la máxima prioridad durante este período de ajuste.

 

La atención al posparto debe de convertirse en un proceso continuo, adaptado a tus necesidades individuales, que comienza durante el embarazo con recomendación y pautas a hacer.

 

  • Toma descansos a lo largo del día cuando sea posible, te ayudará a reducir los niveles de estrés.
  • Come alimentos saludables te proporcionará la energía necesaria mientras cuidas de tu bebé.
  • Duerme lo suficiente siempre que te sea posible, te ayudará a regular las hormonas de manera más eficiente.
  • Pregunta a familiares/amigas, ellas que ofrecerán apoyo y contribuirá en gran medida a sentirte menos abrumada por los deberes de la maternidad.

 

Para optimizar tu salud y la de tu bebé, la atención posparto debe convertirse en un proceso continuo, en lugar de un solo encuentro, con servicios y apoyos adaptados a las necesidades individuales de cada mujer.

La fisioterapia y la osteopatía pueden ser de gran ayuda para este período tan desafiante. Idealmente, tras el período de cuarentena, deberías tener contacto con una fisioterapeuta especialista en suelo pélvico para evaluar cómo se encuentra. Esta evaluación inicial debe seguirse con atención continua según sea necesario.

×